Amanecer

Inhala, exhala

Amanece, y en silencio, despertando poco a poco, sintiendo el cuerpo en cada movimiento, en cada respiración, y en cada paso que sube las escaleras que llevan hasta la buhardilla, una luz hermosa invita a sumergirte en un momento de presencia, conexión, gratitud.

Inhala, exhala.

El sol regalando sus primeros rayos de luz. Siento su energía a mi derecha.

Inhalo, exhalo. 

A mi izquierda la luna me guiña un ojo y poco a poco inicia su retirada, hasta mañana. Y allí, en silencio, la sala, el sol y la luna se encuentran en su camino, cada cual en su ventana. Y el milagro es evidente, y es hermoso, y yo testigo de ello. Inhalo y exhalo. 

Me siento parte del milagro, soy el milagro.

Inhalo, exhalo. 

Gratitud y amor inmenso